miércoles, 16 de mayo de 2018

“Do ut des”.

Hamlet Poster

Pero como diría el príncipe de Dinamarca ¿qué es más noble para el alma, aceptar mansamente las adversidades del destino o enfrentarse abiertamente con ellas, luchar contra ellas?

Y es que desde el viejo, y venerable, Derecho romano sabemos que todo contrato tiende a ser sinalagmático, o sea, equitativo, igualatorio por aquello del “do ut des”, yo te doy para que tú me des a mí algo equivalente, por lo que ¿se le puede pedir a los catalanes que aguanten impasibles como Rivera, cuyo partido ha sido el más votado en las últimas elecciones catalanas precisamente por exigir que el Estado español aplique en Cataluña, “mucho más 155, claro que sí, pero con toda la dureza del mundo”, lo que, hasta ahora, sólo ha sido superado por el Losantos del “que no sólo hay que bombardearlos, sino que se puede y se debe bombardearlos”?

Y, entonces, viene toda la prensa hispánica y dice, “joder, pero cómo tienen estos separatistas catalanes los santos cojones de elegir a un presidente que dice que todos los españoles somos unos bestias”.

¿Es bestial, o no, exigir que se bombardee Cataluña, o no lo es tampoco pedir que se aplique mucho más 155 o sea que se mantenga por siempre y para siempre la intervención administrativa de la Generalitat, mientras las cabezas de casi todos los partidos políticos están en la cárcel o en el extranjero, adonde han huido para no ingresar en élla?



No hay comentarios:

calificacion de las entradas