miércoles, 23 de mayo de 2018

Zaplana y Ciudadanos




No es gratuita esa afirmación del PP de que Zaplana no es militante de ellos sino de Ciudadanos, Cs.

Porque ese gran flujo de militantes de uno a otro partido tampoco lo es.

En realidad, militar en Cs es lo mismo que hacerlo en el PP, la diferencia estriba en un poco de tiempo, en un pequeño, insignificante desfase temporal.

Porque ambas formaciones políticas, en el fondo, pretenden lo mismo.

Y eso no lo digo yo sino aquel genio político financiero que dijo aquello de “es necesario y urgente crear un Podemos de derechas”.

Y los hechos le han dado plenamente toda la razón: Cs no sólo está sustituyendo al PP en el ideario de la ultraderecha sino que su cotización electoral sube como la espuma, de tal modo que todas las encuestas, sin excepción, los consideran como  ganadores.

Queda por explicar una sola cuestión: ¿por qué el votante de la derecha y de la ultraderecha, entre las cuales hay muy poca diferencia, se ha decantado por Cs?

No es, ni mucho menos, por esa corrupción que inunda al PP, al derechista no sólo no le disgusta la corrupción, todo lo contrario, está acostumbrado, desde que nace, a convivir con ella.

Si acaso, le parece tibia la conducta del PP en todos los aspectos incluso en el modo como la practica.

Lo que el derechista ha comenzado a echar de menos en la conducta del PP es precisamente la dureza, por eso propugna una aplicación del 155 mucho más dura sino también por mucho más tiempo.

En este aspecto de su conducta, la ideología de los del PP es mucho más protestante que católica, no olvidemos lo que propugnaba Lutero: “peca, pero fuertemente”.

Lo que jode sobremanera a los del PP es que éste haya abandonado aquella “maravillosa” senda que marcara Aznar: "la nuestra debe de ser una derecha sin complejos", más o menos.

A la gente hay que zurrarle fuertemente, coño. Qué mariconadas son  ésas de tolerar a los catalanes que voten cualquier  cosa, leña a mono, cojones.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas