lunes, 28 de diciembre de 2009

Condena a la SER por publicar lo del Tamayazo

21.- Comentario por eutiquio28/12/2009 @ 16:23
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=673537&idseccio_PK=1006

Creo que no quedará ya nadie en este blog que no sepa de qué va la cosa. Lo hemos repetido hasta la saciedad: casi todos los jueces hoy en activo provienen de una misma clase cerrada endogámicamente, en la que los pocos elementos extraños que se han incorporado proceden de los grandes bufetes de abogados o de las cátedras de Derecho de las diversas Facultades universitarias. Los hay también, como el que ha dictado esta sentencia, que han accedido a la carrera judicial a través de su largos años de servicio como Secretarios judiciales.

Dejando a un lado el sin sentido que supone que un ser humano tenga la facultad de separar a otros no sólo de su profesión sino también de su familia con las irreparables consecuencias que ello implica, no cabe duda de que un sistema que protege decisiones de esta clase sin someterlas de inmediato a una revisión, es un sistema injusto por su propia naturaleza y que parece concebido con la sola intención de proteger a una clase dominante que se pretende intangible, lo que, indudablemente, sucede en este caso, dicho sea con el mayor respeto al juzgador y en términos de la defensa que exige un sistema más justo, ya que la resolución judicial que comentamos parece concebida como ejemplar castigo para aquellos, sea cual fuere su profesión y su jerarquía en la misma, que se han atrevido siquiera a señalar con la necesaria precisión que exige una noticia de interés casi insuperable cómo la de quienes se incluyeron, sin ningún derecho, entre los electores necesarios para decidir una votación en la que estaba en juego ni más ni menos que la presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, la más importante de la nación.

El otro día apuntábamos nosotros aquí cómo en la larga historia de la justicia española, había casos de procesamiento y condena de señalados representantes políticos de la izquierda, incluso con rango de ministros, y, que nosotros sepamos, ninguno de la misma categoría y representación de la derecha, situación que, en modo alguno, nos parecía aleatoria sino que era precisamente el resultado de cómo se constituyen en nuestro país los órganos jurisdiccionales, que forzosamente se extraen siempre de una misma clase social ya que para presentarse y ganar unas oposiciones como las de judicatura, se precisan 5 años de carrera universitaria y, por lo menos, 3 o 4 de preparación exclusiva de las misma mediante preparadores muy cualificados que cobran pingües emolumentos por su trabajo, o sea, que para acceder a dicho cuerpo jurisdiccional hay que tener una situación económica muy solvente puesto que supone 8 o 9 años de estudios, lo que implica no sólo gastos considerables sino también privar durante todo ese período a la familia de los ingresos que uno de sus miembros pueda aportar.

Y todo esto a propósito del comentario nº 6, de Malatesta,28/12/2009 @ 13:53, en el que, entre otros desideratums, apunta la necesidad de extraer a los componentes de la derecha del manto protector en el que parecen refugiarse la mayor parte de ellos, tal como acabamos de comprobar tan recientemente en el caso Gürtel, que contrasta clamorosamente con lo sucedido precisamente en la sentencia que comentamos.

Buenas tardes y buena suerte, porque la vamos a necesitar.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas