sábado, 9 de enero de 2010

Respondiendo a críticas más o menos veladas sobre mi comentario China y la compra de 14 millones de coches por sus ciudadanos

192.- Comentario por eutiquio09/01/2010 @ 18:24

Las mías son siempre batallas perdidas porque, siempre, sin que nadie me achuche ya sea con sus porras o sus gases lacrimógenos, me coloco siempre el 1º en las filas de los perdedores.

Unas veces es en las filas de los parias de la tierra, de esa famélica legión de los que vengo hablando, en este blog, desde hace algunos días, pero otras, qué descaro, me sitúo el 1º también en la fila de ese gigantesco país en el que, en el finado 2009, sus denostados habitantes, ésos que son el oprobio del mundo, han tenido la osadía de comprar ni más ni menos que casi 14 millones de automóviles, casi la mitad de los habitantes de España, “sólo” 4 millones de coches más de los que se han adquirido en esa Arcadia feliz que son los Usa. ¿Cómo pueden admitirse osadías semejantes?

Uso el plural porque las osadías son 2: 1) la mía, atreverme a defender a los chinitos que nacieron, ahí está, si no, su enorme cantidad, para ser evidentemente carne de cañón o carne de explotación porque ya se sabe que la mucha gente “pa la guerra” y 2) la de los propios chinos, coño, esos pequeños y amarillos canallas que se han empeñado, los muy jodidos, en hacerle la dura, la durísima competencia a los que son por derecho divino, es decir, por derecho de ese Dios de los que abominamos todos los que pululamos por este blog, dueños del mundo, “in saecula saeculorum”, porque los sinvergüenzas, coño, no se resignan a aceptar el papel que los “realmente grandes del mundo” les tienen asignado, el de ser la mano de obra barata del imperialismo neoliberal capitalista.

-“Bueno”,-se me dirá,-“v. está haciendo trampas con la baraja, como siempre, porque nosotros no nos metemos con el maravilloso pueblo chino sino tan sólo con sus asquerosos dirigentes que, ya lo ha visto v., se acaba de publicar en toda la prensa mundial que, por cierto, como todo el mundo sabe, está en las manos del capitalismo chino, Hu Jintao, su repugnante presidente, al igual que Chávez y Fidel, son los mayores cuentacorrentistas de todos esos Bancos en los que se esconden también las mayores fortunas liberal capitalistas”.

Y no es eso, no es eso. Yo no hago trampas nunca, con la baraja porque no sé jugar a ninguno de sus juegos, con la dialéctica, tampoco, porque ésta, si se utiliza bien, admite muy pocos manejos.

Yo vengo diciendo aquí, hace ya algún tiempo, y los que me combaten hacen como que no lo oyen, que algo tendrá el agua cuando la tienen que bendecir, que frente a los que afirman que los sistemas comunistas no son capaces por sí mismos, por la propia naturaleza de su funcionamiento interno, de producir otra cosa que no sea la ruina de los pueblos que lo practican, ¿por qué los chinos, que ¿son o no son comunistas?, se están haciendo los reyes del mundo económico?

Porque los del doble juego con la baraja y con los conceptos son los que, cuando les conviene, dicen que China no es comunista, y cuando les conviene también dicen lo contrario, que el sistema, que está poniendo en practica ese país para producir más y mejor que el resto de los países del mundo de tal modo que éstos no le pueden aguantar la competencia, está triunfando porque se trata de un puñetero país comunista, que, por definición, no respeta las reglas del juego liberalcapitalista, es decir, que no paga buenos salarios-como lo hacen los honrados usanianos y europeos-a sus trabajadores, y para demostrarlo aportan el testimonio de la inmensa miseria en la que dicho pueblo vive que sólo ha sido capaz, en el 2009, de posibilitar que 14 millones de sus pobrecitos trabajadores, casi la mitad de los que somos todos los españoles, se hayan comprado coche, sí, coño, este maldito año que acaba de finalizar, el jodido, el maldito, el puñetero año de la terrible crisis mundial, si serán cabrones estos malditos chinos del demonio, con lo que contaminan los jodidos coches suyos, que no los nuestros.

Ah, se me olvidaba, es que estos jodidos chinos no han hecho otra cosa que copiar aquellos malditos planes de desarrollo que se inventó aquél genial miembro del Opus que sirvió a Franco tan brillantemente y que se llamó Laureano López Rodó, coño, acabáramos, esperar, queridos compañeros de blog, a que el gran Mariano gane las elecciones y encargue a cualquiera de esos innumerables seguidores opusdeístas que tiene otros planes de desarrollo. Nuestras penurias, nuestras miserias se habrán acabado y el resto de los españoles que actualmente no tienen no ya coche sino nada que llevarse a la boca habrán encontrado, al fin, la solución a todos sus problemas que, claro, se la habrán proporcionado los sucesores de aquél cuya obra legislativa más señera fue la ”Ley para la represión de la masonería y el comunismo”.

Buenas noches y muy buena suerte porque cada día me convenzo más de que la vamos a necesitar y de qué manera.

No hay comentarios:

calificacion de las entradas